Enseñanza-Aprendizaje

Icono

"Siempre que enseñes, enseña también a dudar de lo que enseñas." José Ortega y Gasset

Cómo motivar …¿a los profesores?


Actualmente estoy haciendo un curso que organiza el CEFIRE de Valencia junto con el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe y la UPV que se llama “Cómo motivar a los estudiantes mediante actividades científicas atractivas“. Me apunté en este curso por recomendación de mi compañero Miguel y porque el programa era muy sugerente.

Pensé que en este curso encontraría a compañeros con muchas ganas de hacer cosas “atractivas” como el nombre del curso indica… y he de decir que me ha defraudado un poco el ambiente. Pero sólo un poquito. Esta ha sido mi primera impresión: entre los compañeros que asisten al curso se palpa la desmotivación, la autocomplacencia, la comodidad de la costumbre y el miedo al cambio.

naftalina

Ayer Mónica Edwards nos habló de la motivación… y por desgracia el ambiente no estaba nada motivado. Es más, la mayoría de mis compañeros reconocieron que venían al curso porque están muy desmotivados y querían ver si ellos se motivaban en el curso. Lo malo fue que ella misma se contagió del ambiente… Qué difíciles somos los adultos. Tan duros. Tan cerrados… No habían ganas de hablar del tema… Los asistentes querían una receta: ¿Qué hago para que mis alumnos se motiven? Sin tener que pensar: que me lo cuenten ya. Como cuando nuestros alumnos nos dicen: “Yo eso no lo entiendo: tú dime qué tengo que hacer para resolver los problemas.” Y esperan que les digamos que se resuelven igual que los ejercicios para que no tengan ni que leer el enunciado: se fijen sólo en los números y sigan el procedimiento: “Utilizas esta fórmula, despejas y sustituyes. ¡Ala!” Pero resolver un problema no es como resolver un ejercicio, ¿no es verdad? De un cierto esquema lógico se puede partir, pero un verdadero problema requiere competencias de lógica y creatividad en quien lo resuelve. Y en la vida real lo que se nos plantean son problemas… hace falta la creatividad. ¡¡Y sobretodo en Ciencia!!

En mi opinión Mónica se enfrentó a lo que se enfrentaban estos profesores en las aulas: fue bastante parecido. Incluso le pasó lo que a muchos compañeros: se contagió de su desmotivación y en ese estado emocional triste ya no supo motivarles. Y no la culpo: es más, la admiro. No perdió en ningún momento la paciencia. Yo sentí que el ambiente estaba acartonado, que los profesores necesitamos jugar más, volver a la infancia un pelín… estamos demasiado lejos de nuestros alumnos. Tenemos el hemisferio derecho tan poco trabajado, que no le damos ninguna importancia a lo fundamental en educación.

Quizá sería oportuno que en estos cursos del profesorado se nos aplicaran las TAC, que se nos tratara como nosotros deberíamos tratar a los alumnos. Puede que parezca una locura, pero ¿cómo aprender a nadar sin tirarnos a la piscina? En lugar de hacernos ver lo que hacemos mal, sería más positivo centrarnos en experimentar lo que podemos hacer y no estamos haciendo. En experimentarlo y no en que nos contaran la teoría: que es justo el error que nosotros cometemos con nuestros alumnos, dándoles tanta teoría y tan poca práctica que no aprenden y se aburren. La teoría para el final, como conclusión.

Por ejemplo, Mónica nos contó por encima lo que es un estudio de casos y nos leyó el enunciado de uno a título de ejemplo. La idea de que conozcamos esta técnica de aprendizaje es genial, pero si de verdad queremos conocerla debemos experimentarla. De modo que hubiera preferido trabajar en ese día mediante la TAC estudio de casos, con algún caso como  los que hay en el National Center for Case Study Teaching in Science. Estoy segura de que mis compañeros no aplicarán ningún estudio de casos con sus alumnos después de este curso, porque no han experimentado sus ventajas como técnica de aprendizaje.

Y con todo esto… ayer tuve la suerte de que me fallara la conexión 3G. Y he dicho “suerte” sin ironía… Al principio ¡¡cómo heché de menos a mis compañeros de twitter!! Pero el día tuvo un final feliz. Llegó un momento en el que me ahogaba (ya os lo habréis imaginado), y como pasa en las situaciones límite, de repente mi instinto de supervivencia me salvó: en la mesa de los profesores del curso estaban Rafael Llopis, Mariano García y Vicente Pelegero… con sus ideas, con su entusiasmo, con su espíritu crítico… ¿he dicho con sus ideas? Qué tres cabecitas más bien amuebladas. Yo necesitaba ese ambiente y símplemente me levanté y me puse a su lado. ¡¡Menudo cambio!! Las palabras de Mariano fueron un salvavidas, agüita fresca, aire del monte. De repente el fondo negro se volvió gris y luego blanco, pude relativizar y encontarme de nuevo a mi misma en la calma de quien se encuentra comprendida y acompañada… ¡gracias Mariano!

Después de hablar de lo que me preocupa, podría dar a entender una imagen equivocada de este curso, y no quisiera. Personalmente me alegro mucho de poder asistir a este curso. Ya sólo con haber conocido a Mariano y a Vicente… :-) Y la verdad es que tampoco todos mis compañeros son como el ambiente que se respira: el ambiente siempre es la generalidad, y en la generalidad es difícil encontar la genialidad.

En este curso también he conocido a una compañera con quien he podido compartir algunos de mis tesoros (como las TAC) y estoy segura de que disfrutaremos compartiendo muchas más ideas en este curso. Y también me llevé una grata sorpresa cuando al final de la sesión, una de las compañeras del curso se acercó a mi y me dijo: “tú el próximo día te sientas con nosotros, ¿vale?” :-) No hay nada como una muestra de afecto para levantar el ánimo. ¿Queremos motivar a nuestros alumnos? Pues empecemos por darles afecto.

Hoy en twitter un hashtag me llamó la atención: #quecambiariaseneducacion , y yo escribí: “el compromiso de los docentes con sus alumnos: por qué no un juramento… socrático :-)” Enseguida un amigo de twitter, @frmerced, me respondió: “Qué debería decir?” Así que pensé en redactar un artículo sobre el “juramento socrático” que deberíamos firmar los profesores,… pero no es nada fácil. Tengo clarísimo que debería empezar por algo que tenga que ver con la relación afectiva entre profesor y alumno, y con la responsabilidad que tenemos en generarla y mantenerla… ¿Se os ocurre alguna idea para este juramento? De momento, pienso que esta idea se merece un wiki…

About these ads

Archivado en: Enseñar y Aprender, formación del profesorado, Pensando en voz alta, TAC

16 Responses

  1. angelesb dice:

    Tienes razón, muchos docentes (lo he escuchado continuamente)ven los cursos como una oportunidad de automotivarse. Algunos cursos tienen ese efecto momentáneo pero después se hace más grave la desmotivación. Incluso desmotivan hasta a los que estaban motivados.

    Tendrían que investigarse más y atender oportunamente los ´sintomas del burnout docente

    • Aida Ivars dice:

      ¡Hola Ángeles! Bueno, yo prometo seguir motivada… en momentos de flaqueza he visto que con pegarme a los profes del curso lo tengo fácil :-) Muchas gracias por tu comentario

  2. AS dice:

    Muy buena tu “crónica de un día de curso de formación para profes” (¿Me permites subtitular así tu entrada?)

    Al finalizar su lectura me quedé pensando. Dos cuestiones que considero muy importantes:

    . Motivación docente (Se podría hablar de condiciones que la favorecen y condiciones que la dificultan. ¿Todas ellas dependen de nosotros? ¿Cuáles si y cuáles no?)

    . Compromiso (Por lo del juramento “socrático”. Y esto sí creo que ya es una cuestión personal, diría ética. Se me ocurre que estaría bien acordar entre todos los docentes que cosas NUNCA tendríamos que hacer, y jurar por ello)

    En fin, que seguiré pensando. Un saludo y gracias por tu estupenda entrada.

    Alejandro

    • Aida Ivars dice:

      ¡Hola Alejandro! Has hecho un perfecto resumen del artículo :-) Muchas gracias por leerme y por tu estupendo comentario. Te tendré en cuenta cuando escriba el juramento socrático. Un saludo :-)

  3. Gracias, por tu post y por ser como eres. He estado los tres últimos años en Formación del Profesorado y ese es el panorama de los “cursos”. Por eso la Formación debe girar a la Formación en Centro, 90 %, y metodológicamente girar a la acción, como estamos predicando para nuestras clases y bien requieres, centrarse en hacer, y dejar los conceptos para la reflexión final.

    Pero lo esencial que tratas es la “motivación” del profesorado, o más bien, su generalizada ausencia. Llamamos motivación del alumnado al esfuerzo que hacemos y requerimos a nivel de actitudes a los alumnos porque se supone que están en los centros por obligación (medio cárcel), y que motu propio estarían en otro lado, y porque prejuzgamos que aprender es aburrido. Error tras error.

    La primera motivación de un profesor, y por supuesto que estamos hablando al nivel de las actitudes, que son personales y de decisión propia (activa o por omisión), es el sueldo que cada final de mes le entra en la cuenta corriente. Quiero decir, la motivación (interpreto actitud de alegría en el aula) es un extra esencial, pero lo que es imperdonable es la falta de profesionalidad. El que se vea desde lejos que se es de quienes piensan que sacaron una oposición y tienen trabajo hasta la jubilación. Y mientras, a buscar la forma de que el tiempo pase cómodamente. Y todos-as sabemos de qué hablo.

    Un abrazo. ¡¡seguimos!!

  4. Aida, gracias por la crónica que me parece muy realista y toca el punto central: el desánimo y el recetismo de los educadores ante el desánimo y el recetismo de los alumnos. En este otro continente las cosas son parecidas, pero me sorprende que no se apliquen a los profesores las técnicas que vana aprender. Por aquí se usan estilos muy dinámicos, a veces casi demasiado, y dan buenos resultados.

    Y al final, como ya salió en twitter, tu idea de un juramento socrático para educadores me parece muy buena, y más la propuesta de desarrollarla colaborativamente, a través de una wiki (muy a lo “open source”), aunque la primera propuesta requeriría un artículo en tu blog o algo así. Y para empezaer el debate, lo que a mi me sugirió no es una visión ética de “que cosas NUNCA tendríamos que hacer”, como dice arriba AS (eso es muy Viejo Testamento), sino un compromiso por el entusiasmo y la implicación en el aprendizaje común, de alumnos y profesores.
    Y gracias de nuevo :-)

  5. [...] La primera fue escrita por Aida Ivars (@aidaivars), una inestimable compañera de este claustro universal, que se encuentra en sesión permanente dentro de los translúcidos muros de Twitter. Aida nos ofreció una crónica de una sesión de formación para docentes, y en ella hizo una estupenda reflexión sobre la cuestión de la motivación… en los profesores. [...]

  6. Catbrush Threepwood dice:

    Juramento socrático del profesorado: Juro/prometo/intentaré ser como los mejores profesores que he tenido.

    Jurament socràtic del professorat: Jure/prometisc/intentaré ser com els millors professors que vaig tindre.

    I cap en un twitt!
    Y cabe en un twitt!

    • Aida Ivars dice:

      Gracias por comentar (i comentar ;-) )

      En realidad cuando decidí ser profesora pensaba así: quería ser una mezcla de mis mejores profesores. Sin embargo, ahora me doy cuenta de que eso no sería producente: ellos eran “mis mejores profesores”, de alumnos de mi época, un momento en el que Internet aún no había llegado a la escuela, y mi generación era otra: fue la última generación que hizo COU.

      Yo creo que no debemos ser como los mejores profesores que tuvimos: debemos ser los mejores profesores que nuestros alumnos puedan tener.
      Un saludo y ¡¡muchísimas gracias por comentar!! :-)

  7. Adriana dice:

    Gracias por compartir con todos/as la crónica de la formación, es una sensación que hemos tenido todos los que asistimos a los cursos y los que alguna vez hemos hecho alguno. Cuando estás del lado del formador tienes la sensación de tener que derribar un muro de piedra ancho y pesado.
    Me encanta que hayas incorporado tambien en tu relato a los que tiran del carro, a los que aun ilusionados por la profesión, tienen ganas de hacer cosas y de aprender con los alumnos, que tambien son muchos.
    Sin embarbo, una cosa hay que añadir, los profes no trabajamos solos, estamos en una institución, en un clima, en una cultura que nos empuja y anima o nos paraliza. Ahi tambien hay que trabajar, porque hay muchos que empiezan con ilusion y terminan quemados, sin ganas de nada… A esos hay que rescatarlos…
    Bueno, que la cosa no es sencilla. ¿Por donde comenzamos con la motivación? ¿campañas hacia dentro de la profesión y tambien hacia fuera? ¿quizás una campaña de valorización social del trabajo? ¿luchar para que nos consideren profesionales con criterio propio?

    • Aida Ivars dice:

      Hola Adriana,

      Dices cosas muy importantes en tu comentario. Hablas del entorno que nos condiciona… nos hace grandes o nos achica, nos anima a seguir o nos agota, nos hunde, nos asfixia… Por eso yo digo: ¡¡condicionemos a nuestro entorno!! Hagamos que no tengan más remedio que valorarnos. Contagiemos a nuestros compañeros de buena energía. Saquemos de nuestra convivencia el máximo: aprendamos de nuestros compañeros (qué mejor forma de valorarles), enseñémosles a nuestros compañeros lo que sabemos, aunque sepamos infinitamente menos que ellos (algo siempre podemos aportar)… Mientras las instituciones no reaccionen, que sean nuestros compañeros, nuestros alumnos y los padres de nuestros alumnos quienes nos apremien. Para mi dedicatorias como la de Maria José, muchos de los comentarios de mis alumnos en los blogs de aula y los comentarios de mi compañero Miguel valen más que el platino.

      Si somos profesionales con criterio propio, si ejercemos nuestro criterio y lo damos a conocer al mundo entero, por ejemplo, en un blog ¿quién podrá dudar que lo somos?

      Siempre es importante reivindicar, hacerse oir, darse a conocer,… por eso los sindicatos tienen su sentido. Pero lo que sí es muy necesario es el goteo de cada día, el contagio positivo en las aulas, la ayuda entre compañeros y la sonrisa de nuestros alumnos.

      Muchas gracias por tu comentario, siempre es un placer y un estímulo muy positivo para mi.
      Un abrazo.

  8. [...] docentes. Pero este ya sería otro tema, ya iniciado por cierto en una estupenda entrada del blog de Aida Ivars. Para ampliar y seguir pensando: Motivación a través de la actividad: en busca de la [...]

  9. alicia soto dice:

    me ha parecido excelente la idea que surgio como una necesidad compartida de docentes en busca de algo en comùn que los mueve a congregarse en la bùsqueda compartida de respuestas, o mejor dicho elaborar juntos coolaborativamente algo que sea representativo de todos , nuestros intereses, motivaciones, desmotivaciones, estar quemados o no en fin comprendernos màs desde lo humano, como frente a nuestros niños que esperan de nosotros ese tipo de acercamientos

  10. [...] Cuando un profesor se mueve siempre dentro de un mismo segmento (infantil, primaria, secundaria, etc.), a medida que pasa el tiempo va ocurriendo algo que no sorprende, pero que incide directamente en el devenir del centro educativo: se va mecanizando en su docencia -que no es lo mismo que adquirir tablas-, va perdiendo la frescura, e incluso va perdiendo la motivación. [...]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Contacto:

¿Qué produce mayor éxito en el aprendizaje de la ciencia?

Explicado en sólo 20 páginas: puedes

bajarte el informe Rocard o verlo online

Si eres profesor, te interesará conocer:

Comunidad de profesores

ARP - Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico Círculo Escéptico

OER Commons

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: